21.8.08

¿Lo qué?

La Feria del Lbro de Frankfurt va a tener en 2010 como invitado de honor a la Argentina. La Feria de Frankfurt, a diferencia de la de Buenos Aires (y como la de Guadalajara), no es una feria para el público sino para la industria: ahí se hacen las compras y ventas de derechos de traducción y edición más importantes del año, se hacen los anuncios importantes y se transan las trenzas más gruesas.

O sea: que a la patética representación que lleva todos los años la Cámara del Libro le agreguen el espacio de mayor prestigio es la plataforma perfecta para que la literatura argentina pegue el batacazo y se haga ver, o por lo menos para que las editoriales aprovechen la oportunidad y ganen espacios.

Pero el gobierno decidió que no. Ni libros ni alpargatas: unas patéticas ojotas que ya vieron varias temporadas, alrededor de los "íconos" Eva, el Che, Maradona y Gardel. "Che, alguien que haya escrito algo no tienen?," dijeron desde la Cámara del Libro. "Un Borges, aunque sea." Cristina, nacional y popular carajo, cantó el retruco: "OK Borges, pero también Cortázar."

Por un lado me alegra que le hayan cagado la fiesta a Piglia y Fogwill que ya estaban planchando las camisas, y también a todos los gansos que andan boqueando por ahí que "ahora la pelea es para ver quiénes quedan dentro de la Generación Literaria del Bicentenario".

Pero, por otra parte... qué sarta de brutos, qué manga de bestias, qué imbéciles, qué ignorantes. En vez de armar el mismo estúpido laberinto que vienen armando cada vez que se menciona la palabra "Borges", entiendan de qué se trata Frankfurt y NO SEAN TARADOS. Es el PABELLÓN CENTRAL de una feria DE LA INDUSTRIA, no es el hall de entrada del Centro Cultural Los Chingolos, ni de la Feria del Libro de Buenos Aires. Es la oportunidad de mostrar que la literatura argentina es más que los mismos nombres de siempre, y que la cultura del país no se agota en esas cuatro figuras de remera for export. Es la oportunidad de que, para variar, algunos títulos, sean de autores vivos o muertos, jóvenes o viejos, nuevos o clásicos, se traduzcan y se lean en otros lados.

Es una vidriera importante, y es para estarle a la altura. No alcanza con una foto de Aldo Sessa y un cocktail con vino mendocino y empanadas, y mucho menos con discurso nac&pop. Está bien, la Cámara del Libro no tiene idea de un carancho y todo lo que quieran, pero igual... Recapaciten, muchachos, miren que si hacen ese papelón la próxima invitación no va a llegar ni en el 2110, y después a llorar sobre la leche derramada.

Y, en todo caso, si les importa tan poco, por lo menos que no se note. Si no saben o no quieren, al menos disimulen.

3 comentarios:

Pablo dijo...

Coincido absolutamente, es una absoluta falta de respeto..... al pais, nos dejan a todos parados como el otro....

entretanto dijo...

Lamentable. Muy bueno el post, aunque resulte testimonial.

[Tengo noticias de la mula, nos escribimos].

Katana dijo...

Entre hoy por primera vez, mre gusto tu blog, me gusto todo lo que dices de B. Aires, soy cubana y vivi alli por mucho tiempo, primero en la calle Sarmiento y despues en Palermo. Me encanta Buenos Aires. Gracias, entrere mas seguido.