24.7.07

Harry Potter and the Deathly Hallows

Mi misión de fanático consumado está cumplida: conseguí el libro en el momento exacto de su lanzamiento, me lo llevé a casa, lo leí en 48 horas de felicidad extrema con el balde de pochoclo al lado y alentando a los gritos cada vez que mis muchachos pegaban una o que les pegaban a ellos.

Sin adelantar ni quemar nada, digo, insisto y repito:

- Para acallar a la runfla: no va a haber libro 8. La historia cierra, concluye y finiquita, con moño y envuelta para regalo. Rowling dijo que va a hacer un libro tipo "enciclopedia del mundo de los magos", pero eso es más la onda Silmarillion/papeles perdidos de Tolkien: todo el back story que fue armando y que no entró en las novelas, para los fanáticos que quieran llenar huecos o saber más acerca de algunas cosas que aparecen de refilón en las novelas. Pero no hay más novelas de Harry Potter.

- La trama es perfecta: agarrás los 7 libros, los sacudís de costado y no se cae un solo hilo suelto. Todas las puntas se cierran en el final (algunas mejor que otras, pero todas cierran).

- Igual que en Goblet of Fire, el libro tarda en arrancar: Deathly Hallows arranca arando, después retrocede a segunda y no mete tercera hasta la página 300 (con fragmentos de volver a primera, bastante embrague-acelerador y hasta momentos de punto muerto). Eso sí: cuando agarra tercera agarrate de donde puedas porque tiene 300 páginas más de movimiento rectilíneo uniformemente acelerado, y siempre le queda resto de velocidad. Ese fue siempre el fuerte de Rowling, meterse en los berenjenales más imposibles y salir siempre con respuestas impecables, con imaginación, con giros "inesperados" que en realidad venía preparando desde hacía 20, 200 o 2.000 páginas.

- El lector acostumbrado ya le anticipa o adivina alguno de los trucos, pero lo cierto es que de cada 5 predicciones que hice en este libro en 3 la pegué y en 2 me dejó pagando, así que me doy por más que satisfecho. Rowling pone todas las cartas sobre la mesa y no se guarda ases en la manga a lo Agatha Christie (esos típicos finales pedorros en los que Poirot resolvía el caso con 500 pistas que NO habían aparecido antes, vicio heredado de algunas de las historias de Sherlock Holmes). El suspenso del libro pasa, también y quizás más que nada, por ese juego frenético de deducción-confrontación, y para que se sostenga tienen que pasar las dos cosas: que el juego sea limpio (que todos los elementos estén sobre la mesa) y que el lector no quede siempre pagando pero que tampoco las pegue todas.

- Hay cosas en el libro que son previsibles o sobreexplicadas, pero todos los finales en este tipo de historia tienden a la previsibilidad. Esto es un fairy tale, siempre lo fue, y como buen fairy tale no se permite demasiadas sorpresas en cuestiones de forma (el contenido es una sorpresa atrás de otra, pero la forma DEBE ser como es), tiene que atar todos los cabos sueltos, tiene que explicar sus motivos, tiene que tener un cierre (del modo "vivieron felices y comieron perdices", o "terminaron todos mal", o "a estos tipos les dieron para que tengan, guarden y ahorren pero sus descendientes vivieron felices" o como sea, pero no puede hacer la gran Sopranos y terminar sin acabar). Todo eso, este libro lo hace - las cosas que lo hacen, como novela, demasiado sobrenarrado son consecuencias de eso.

- O sea, VAMOS HARRY CARAJO. Y no, no voy a decir como termina.

6 comentarios:

lenguaviperina dijo...

Interesante tu análisis de Harry; yo leí los primeros dos y me gustaron mucho, aunque supongo -siguiendo un poco el consejo PZK, para variar- que el resto la línea sigue parecida. Es cierto que son muy placenteros y contundentes. Ahora estoy con algo más trash, Acid House, de Welsh, que me recomendó/prestó Vanoli y está bastante bien.
saludos,

I dijo...

Hoy celebré la salida del último libro de harry potter comprando el primero. Ninguno había caído en mis manos hasta ahora, acabo de empezarlo.

Pinta bien.

Carlitos dijo...

Pablo:

Me ahorraste el post :-) Si bien todavía no me hice con mi copia de la Deathly Hallows (aquí se vendió todo MAL la primera noche, y yo estaba terminando el Príncipe Mediasangre), decía, si bien no leí todavía el último broli, coincido totalmente, punto por punto, en tu opinión sobre las novelas de la Rowlingova.

Kudos a la doña Jo, nomás.

Te linkeo en cualquier momento, eh, derechito a este post ;-)

Mati dijo...

Primera vez por acá para mí.
No te parece que le faltó un capítulo más antes del epílogo?. Por lo demás el libro es genial.

Entretanto dijo...

Tanto hablar de Harry Potter que empezaste a tentarme. Será cuestión de ponerle el pecho. Abrazo.

Ternera reina dijo...

Míster Toledo, que placer leerlo!!

Ando seguido por el blog, pero a este post llegué vía la -excelente- entrevista que te hizo MM "entretanto". Me encantó este post y también la entrevista, aunque debo confesar que tanto entusiasmo tiene un origen un tanto narcisista: es exactamente lo que pienso y/o opino sobre Harry Potter!! Y leer lo que uno piensa tan bien expresado da emoción, sí. Además, terminé hace poquito de leer el último libro y todavía tengo el sabor en los labios... y este post me vino bárbaro de postre.

Un abrazote