6.9.07

Homenajes casuales

Como sabe cualquier padre, Pinky Dinky Doo (junto con Pocoyo) es lo mejor que le puede pasar televisivamente a un cerebro infantil en formación.

Pues bien, en uno de los capítulos Pinky, Tyler y el Sr. Cobaya reemplazan a Luciano el Magnífico, que perdió la voz por un resfrío, en una puesta de una ópera afanada de Il Pagliaccio. La letra del aria que cantan el Sr. Cobaya y Tyler es una obra maestra de la traducción kitsch:
Soy un payaso
pero muy triste me siento;
si supieran cuánto
me traerían regalos.
Luciano el Magnífico es un gordinflón simpático y barbudo, y no hace falta aclarar de dónde slaió el personaje.

Y resulta que justo hoy, que se murió Pavarotti, al mediodía en Discovery Kids pasaron ese capítulo de Punky. ¿Era un mal presagio? ¿Lo pusieron a propósito? ¿Hay una sutil conexión entre los designios de la Parca y la máquina de programar repeticiones de Discovery Kids?

Por las dudas, si veo un capítulo en el que al pingüino Pablo de los Backyardigans le pasa algo empiezo a despedirme de mis seres queridos...

3 comentarios:

Pedro Kuy dijo...

Pablo, comparto tu opinión acerca de Pinky Dinky Doo y de Pokoyo.

Excelente el blog.

Nina London dijo...

Ah, jajajaja, cuidemos a los backyardigans!!!!!

Entretanto dijo...

Si le pasa algo al pingüino Pablo pensemos que no es por Pablo, sino por pingüino.